You are currently browsing the category archive for the ‘Comercialización y promoción’ category.

Para acabar esta serie de posts sobre algunos de mis viajes recientes, querría hablar sobre el destino de mis vacaciones de Semana Santa. Nos desplazamos unos días en coche hasta la urbanización de Costa Ballena en la localidad gaditana de Rota. Probablemente este municipio es más conocido por la base militar, pero tiene en Costa Ballena un lugar ideal para disfrutar de unos días de descanso, enmarcado en una zona muy atractiva desde una perspectiva turística.

La provincia de Cádiz reúne, en mi opinión, una serie de atractivos turísticos que hace de ella un destino sumamente completo para visitantes de cualquier procedencia y casi en cualquier época del año. Quizás por haber llegado un poco más tarde al boom turístico en España y no haber sufrido de lleno el desarrollismo de las décadas de los 70 y 80, ha logrado mantener en un estado envidiable su litoral, con playas vírgenes, pueblos con sabor y establecimientos de alojamiento bien dimensionados y adaptados a la demanda actual.

Las buenas comunicaciones viarias acercan sus costas e interior al resto de la península; Jerez dispone de un aeropuerto internacional y también se puede llegar por ferrocarril.su cercanía a Sevilla nos enlaza con el AVE y resto de España. Su gastronomía, siendo un tanto limitada, es atractiva y los establecimientos de restauración tienen mucho sabor. El vino es otro gran recurso, del cual se beneficia principalmente las bodegas de Jerez y del Puerto, todo ello estructurado en torno a la Ruta del Vino y del Brandy del Marco de Jerez.

Cuenta también con buenas urbanizaciones turísticas, como las mencionadas de Costa Ballena o Sancti Petri. Todo tiene su contrapunto en el fallido proyecto de Puerto Sherry donde lucen al sol decenas de estructuras de edificios a medio contruir (o a medio derruir, según se mire)…

No podemos olvidar su notable patrimonio histórico-artístico con su capital al frente, las localidades Tarifa, Sanlúcar de Barrameda, o Vejer de la Frontera, así como los pueblos del interior. Y por supuesto recursos naturales como el Parque Natural de los Alcornocales, el cabo Trafalgar, o las ya citadas largas playas vírgenes.

Los puertos deportivos y las actividades náuticas ocupan su lugar, con una amplia oferta de windsurf, kitesurf, surf, buceo, vela ligera o charter náutico. Cuenta además con numerosos campos de golf, como por ejemplo el de la citada urbanización de Costa Ballena, rodeados de hoteles con una relación calidad-precio muy competitiva.

Y por último no podemos dejar de mencionar uno de los principales valores, si no el principal, como son sus gentes. Los gaditanos tienen la capacidad para hacer que cualquier se sienta en su casa, con su cercanía, amabilidad y simpatía. Si todo lo demás falla, esto último puede arreglar un mal viaje.

Anuncios

Y la World Travel Market, y la ITB, e INTUR, el SITC, Expovacaciones, CMT…en mis más de 15 años de experiencia en el sector turístico he tenido la suerte de participar en muchas ferias, a veces como asistente y a veces como expositor. En todos los casos he disfrutado de la experiencia, puesto que me ha aportado información sobre buenas prácticas, he conocido a profesionales interesantes e incluso en ocasiones han surgido oportunidades de empleo y negocio.

En los últimos años el modelo de las ferias turísticas está siendo bastante denostado, centrándose las críticas en FITUR por su dimensión e impacto mediático. Los últimos escándalos políticos tampoco han ayudado a transmitir una buena imagen de este importante evento.

Es indudable que la evolución y desarrollo de las nuevas tecnologías, la aparición de Internet como el gran receptáculo de información que es, así como el cambio progresivo en el modelo de comercialización del turismo están generando dudas sobre la sostenibilidad del formato de ferias orientadas al público en general. Los potenciales viajeros cada vez necesitan menos del folleto “físico”, siendo capaces de obtener la información por otras vías.

En este sentido, las empresas promotoras de las ferias y los propios expositores deben analizar este modelo y tratar de innovar, haciéndolo de nuevo atractivo y único. Deben ofrecer experiencias e informaciones que los potenciales turistas no puedan encontrar en Internet ni, incluso, en las agencias de viaje.

Se pone también en duda que las ferias turísticas y, específicamente FITUR, sea útil para el sector. Sin embargo, desde la perspectiva de los profesionales del sector, FITUR sigue siendo un evento excepcional. Poder encontrar en esos tres días a decenas de potenciales clientes, proveedores, competidores y, en general, a todos los componentes de la cadena de valor del sector turístico, genera grandes oportunidades de negocio y de aprendizaje.

El boom de las redes sociales y la gran cantidad de eventos que se celebran a lo largo del año pueden ser, dicen, sustitutos de las grandes ferias. Sin embargo, a la vista de lo que se está cociendo en Twitter, Facebook o a través de la Comunidad Hosteltur con vistas al aprovechamiento de esos días, pareciera que las redes sociales tienen un efecto multiplicador como antesala de acciones de networking “desvirtualizadas”.

Probablemente los destinos deben hacer un análisis serio de cuáles son sus objetivos para FITUR, sacando mayor provecho de su asistencia y haciendo de ella una inversión y no un gasto. Las oportunidades que ofrece una feria para FITUR para cualquier de los profesionales del turismo son magníficas. Tan solo requiere de cierta preparación y estudio.

La labor de un consultor turístico contempla, afortunadamente, una gran variedad de tareas y proyectos diferentes. Dado que Tea-Cegos Consultur ha trabajado tradicionalmente para Administraciones Públicas, la mayoría de los proyectos nos acercan a técnicos y políticos vinculados al sector turístico de los diferentes niveles administrativos: desde un pequeño Ayuntamiento hasta un Gobierno Nacional, pasando por Comarcas y Mancomunidades, Diputaciones o Comunidades Autónomas.

Uno de los trabajos más divertidos o enriquecedores puede ser la organización de viajes de prensa, de familiarización o de prospección. En mi etapa en Turespaña o desde que trabajo en consultoría, he tenido la fortuna de organizar y coordinar varios viajes de estas características. Sin pretender ser dogmático ni dar una clase magistral al respecto, puesto que muchas de estas ideas son de sentido común, y que hay profesionales que de esto saben mucho más que yo, me gustaría dar algunos consejos o ideas para conseguir que el viaje sea un éxito:

 

  1. Conocer lo antes posible el perfil de asistentes: Si no sabes qué tipo de profesionales vendrán al viaje, difícilmente podrás ofrecerles lo que esperan. En algunos casos los viajes son gratuitos, en otros los asistentes pagan una parte del viaje. En cualquier caso, se ha de ofrecer la máxima calidad y profesionalidad.
  2. Seleccionar bien el destino: En función del tipo de asistentes, se deberá seleccionar el destino más adecuado. Si se trata de empresarios turísticos, deberemos buscar destinos en los cuales el sector esté estructurado y sea dinámico. Si se trata de técnicos turísticos públicos, buscaremos micro o madrodestinos que se caractericen por la estructuración de los recursos, coordinación con el sector privado o posicionamiento. También, si hay asistentes vinculados a diferentes subsectores turísticos (rural, ornitológico, sol y playa, etc.) tratemos que de haya información o reuniones de interés para todos.
  3. Seleccionar fechas: Es fundamental elegir fechas adecuadas en base a diferentes criterios: si es temporada alta o baja en el destino, podemos encontrarnos con dificultades para encontrar alojamiento a buen precio o, por el contrario, encontrarnos un destino “muerto”. Por supuesto que la climatología es fundamental para poder disfrutar de los 2/3 días de viaje. En este sentido, los meses de abril, mayo y octubre pueden ser los más adecuados. Tratar además de evitar la coincidencia con grandes ferias turísticas o similares que puedan limitar la asistencia de potenciales interesados. Si, por ejemplo, montamos un viaje con bodegueros interesados en conocer un destino con un cierto desarrollo enoturístico, lógicamente deberemos evitar los meses de vendimia.
  4. Buscar un contacto local: Por mucho que podamos conocer el destino del viaje, siempre es positivo o incluso imprescindible, contar con un contacto local que nos aporte ideas creativas, diferentes u originales. Esto cobra aun mayor relevancia si el destino del viaje es un país extranjero. En tal caso se pueden buscar consultores especializados que diseñen el programa a partir de nuestras pautas. También podemos contar con las oficinas españolas de turismo en el extranjero. A pesar de que no es ésta su función específica, pueden ayudar y mucho. También se positivo contar con una agencia de viajes especialista en el destino, puesto que su conocimiento nos facilitará la selección de hoteles, restaurantes, tener en cuentan los desplazamientos entre reunión y reunión, etc. También si todos los suministros se realizan a través de una agencia receptiva, se facilita el pago a la institución que organice el viaje.
  5. Aunque parezca obvio, buscar las comunicaciones aéreas más económicas: Si los pasos anteriores se van consolidando a tiempo, podremos realizar reserva de vuelos con compañías de bajo coste a precios muy económicos. Evidentemente siempre habrá algún asistente confirmado que no venga y alguno que se apunte a última hora, pero en términos generales ahorraremos mucho dinero.
  6. Realizar un viaje previo: Si el presupuesto lo permite, recomiendo realizar un viaje previo para conocer de cerca los hoteles, verificar restaurantes y menús, dar a conocer los objetivos del viaje a las personas y entidades que recibirán al grupo, etc.
  7. Enviar el programa con antelación, detallado y con enlaces web complementarios: Aunque lo más probable es que nadie lo lea, permite que los asistentes realicen sugerencias, críticas, etc. y así, modificar el programa.
  8. Durante el viaje, tratar de hablar con todos los asistentes, para conocer sus opiniones, quejas, sugerencias, etc. Si el viaje se desarrolla en un país extranjero, previamente deberemos conocer si todos los asistentes conocen el idioma. Si no es así y lo permite el presupuesto, deberemos gestionar un traductor para las presentaciones o reuniones más relevantes. En todo caso, tratemos de cuidar a todos los asistentes.
  9. No perder a ningún asistente: Hemos de tener claro que, como coordinadores del viaje estamos “de guardia” las 24 Horas. Eso quiere decir que, a pesar de que podamos tener algún momento de relajación, hay que mantener siempre un cierto nivel de tensión: que no se pierda ningún asistente, que no generen problemas dentro del grupo o con los entrevistados, etc.
  10. Retroalimentación: Al finalizar el viaje, recopilar los contactos de todos los asistentes con el fin de hacerles llegar las conclusiones del viaje, presentaciones o materiales recibidos, fotografías, cuestionario de satisfacción, etc. Evidentemente para ello podemos hacer uso de herramientas en la “nube”, como Flickr, drop.io, Facebook, etc.

Dejémoslo en un decálogo. Aunque es evidente que hay más detalles o medidas de utilidad creo que estas ideas pueden ayudar a aquellas personas que se enfrente por primera vez a un reto de estas características.

Archivo

Categorías

Twitter

Anuncios